Follow by Email

viernes, 30 de diciembre de 2011

Esos amores y nuestro amor


Hoy no te dedicare los versos más hermosos.

Hoy tan solo escribiré sobre nuestro amor.

Pero no el amor de esos amores desafortunados

de esos que luchan a pesar de los dolores.

No, escribiré sobre lo que no pudo ser y el cómo debió ser.

Esos amores lejanos y tristes existen porque están lejos…
y no tuvieron la dicha de concretizarse como tú y como yo…

pero vos muchachita de ojos grades y boca chiquita,

vos estas donde más te quiero, donde más te necesito…

Existes, y eso para mí basta y es suficiente.

Te tengo donde más haces falta, donde se requiere tu presencia.

Esos amores están dedicados a estar en sus pesares

para demostrar que allá en la miseria de su distancia y desconsuelo

aun hay amor; no es la distancia sino la fuerza de sus corazones.

Esos amantes desesperados y tristes

esos corazones rotos y frágiles

esas miradas perdidas

esas mentes divagantes.

Ellos, los que fuimos y no pudimos ser.

Los amantes de otra época.

Los miedos y juicios condenatorios

alabanzas de olvido y sumisión de la resignación.

Pero vos muchachita, esa que sos, de ondulada cabellera

de tez dulcemente pálida, la del vientre arado de estrías

estolón al pié de tan bello rosal, la de manos delicadas,

esas lindas perlas que muestras al reír…

Estás donde más haces falta, donde más te necesito:

En mi mente y en mi corazón, estás en mí y eres en mí.

Sé que no volverás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario