Follow by Email

miércoles, 31 de agosto de 2011

¿Y qué nos quedará?

¿Y qué nos queda después de esta tormenta de amor?

la calma satisfecha de los desastres que causó su paso,

esos truenos orgásmicos y esos relámpagos gemidos,

tan solo susurros y sollozos del temporal acuoso.

¿La conciencia de haber dado lo mejor?

¿La incertidumbre de haber amado

sin la certidumbre de ser amado?

¿Qué nos queda después de amar,

el sabor melancólico de sus escusas increíbles?

La confusión por la mentira asecha…

Qué enervantes suelen ser las palabras

ensalivadas de un “te quiero” o un “te amo” (Gestalt)

Qué agónicas palabras ahogadas de un “yo también”.


Tan solo queda la frustración y el dolor

un cierto hedor a mohosos recuerdos

un polvorín de cenizas de lo que fue la pasión

un orgasmo reducido a una esputa sensación.

Como es enfermedad, cenizas que se las lleva el viento

como esporas que engendran podredumbres embarazos

son enervantes tu risita de niña buena y tus ojos mentirosos,

yo fingía mejor creer, como los devotos en sus romerías

yo te diré que queda después del amor: la resignación ante la muerte

de un sentimiento. Todo muere, nada permanece.

No nos queda nada, nada!

Nada, nada, nada, nada, nada, nada, nada, nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario