Follow by Email

jueves, 14 de julio de 2011

Te dejo para que seas feliz.

No eres tu quién se va, soy yo quién te deja.

Te dejo con tus puestas de sol, con tu amor mal herido,

con tu sabor a besos perdidos.

Te dejo sí, con tu aroma a mujer infiel.

Con tus ojos mentirosos.

¿Y qué más dará?

si la muerte a todos nos llega:

esta vez le tocó a nuestro amor morir...

Me voy sí, con el paladar amargo

con la vana esperanza de verte luchar, pero estás con él.

Con la falsa ilusión de verte en mi ojos

me voy, sí, pero volveré la vista

solo para ver como de devanes en los labios ajenos…

(cosa que ya ví…)

Te dejo, sí. Y lo siento y me duele

tanto como ver muerto un ser querido

como ver caer un ave

con la incertidumbre de que si en verdad me amaste

Te dejo.

Te dejo para que seas feliz,

ya he visto que no te está costando…

No me verás más, lo sé

y deseo ganarme tu odio, para que sea más fácil para ti

total, es consecuencia de tu decisión.

Por mi parte, creo que debes ser feliz

ya que te llevas mi felicidad, debes ser doblemente feliz

descreo de tu dolor… incomprensible!!!

si ya tienes a alguien en la puerta de tu corazón

mientras a mi me sacabas por la ventana!!

Quimera efímero amor.

Y no haces nada ni hablas…

eso lo deja todo claro.

¿Qué puedo hacer ante tu indiferencia?

Te dejo, para que seas feliz...

4 comentarios:

  1. Y doloroso! pero así es la vida y así es el amor. Gracias por visitar El mundo del Guardarropa Mágico. Espero continúe.

    ResponderEliminar
  2. Me hizo chillar! bastante nostálgico
    enamorarse y que ese sentimiento no sea reciproco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desafortunadamente suele suceder gracias por visitar este momento de poesía este pedacito de corazón, le invito a que continúe y se suscriba, para que le llegue una notificación de algo nuevo que haya escrito, esta en la barra abajo de la fotografía que identifica a este blog.
      Saludos,
      Atentamente:
      El Autor

      Eliminar