Follow by Email

miércoles, 31 de julio de 2013

"El cortesano infiel le preguntó al monje cristiano:
 -- ¿Por qué se deben enterrar a los muertos?
Aquel contestó:
--Para que no contaminen con su podredumbre y enfermen al resto de la población y terminemos muertos como aquel... también porque apestan demasiado, su inmundicia es insoportable".

De la misma manera, nosotros debemos enterrar personas, cosas o situaciones de nuestro pasado, para que no nos contaminen y nuestro corazón termine muerto y lleno de inmundicia. Cerrar círculos. Clausurar capítulos; ya que hay recuerdos y personas que hieden y su hedor mata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario